Nuestra historia

Desde mediados de la década de 1980 se desarrollaron en Argentina experiencias de comunicación popular que dieron origen a las primeras radios comunitarias. Surgieron por la necesidad de los sectores populares de tener canales de expresión y participación que contaron con una visión de propiedad social y colectiva. Estos proyectos entraron en diálogo y articulación con otros similares que surgían en el resto del continente.

En nuestro país, este gran movimiento sufrió restricciones legales (fundamentalmente el Decreto-Ley de Radiodifusión de la dictadura que continuó vigente en la democracia), dificultades económicas, la ausencia total de políticas de fomento y la orientación de las pautas públicas y privadas hacia los modelos de radio comercial. Ya en los ‘90, un avance de los sectores empresariales en el campo de la comunicación que, al tiempo que concentraban las decisiones económicas, también se adueñaban de canales de TV, radios, diarios, etc.

En este contexto transcurrió la etapa inicial de Radio Futura. Sus transmisiones comenzaron en 1986, a poco de la recuperación democrática. Se toma como su fecha de fundación el 10 de octubre de 1987: cuando por primera vez se escuchó “una voz” al aire, sumada a su programación musical. Así, se constituyó como la primera emisora comunitaria de La Plata y una de las primeras FM de la ciudad: un proyecto comunicacional distinto que irrumpió con fuerza en la agenda pública. 

Radio Futura tiene una trayectoria de más de 30 años de trabajo por la comunicación popular y comunitaria y de transmisión ininterrumpida desde el barrio platense de Villa Elvira.

Es un espacio para la difusión de proyectos musicales, deportivos, sindicales, de género, culturales y vinculados a la economía social y solidaria que se desarrollan a sus alrededores. Diferentes colectivos y organizaciones sociales tienen -o tuvieron en estas tres décadas- su representación dentro de la programación de la radio. Trabajadores y trabajadoras, artistas populares, docentes y estudiantes, militantes de movimientos sociales y políticos, así como las voces de los pueblos originarios y de las culturas indígenas, tienen en la radio un espacio de participación.

Desde 2006, es miembro del Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO), organización que agrupa a un centenar de radios populares y comunitarias de la República Argentina. Desde 2013, Futura cuenta con un representante en la Mesa Nacional de FARCO elegido democráticamente por las emisoras asociadas.

El compromiso con la formación en comunicación popular es una de sus características fundacionales. La Plata se caracteriza por ser una ciudad universitaria, por lo que resulta clave el contacto con las comunidades educativas de múltiples facultades.

Además, se promueven proyectos educativos y espacios de prácticas junto con instituciones de diferentes niveles.

Futura es más que una radio: es una organización social gobernada por una asamblea de carácter participativa y democrática.

Sus integrantes son todos aquellos y todas aquellas que forman parte de su proyecto comunicacional: integrantes de los programas, de la producción general, operadores y operadoras y oyentes.

Funciona como espacio de formación permanente para sus integrantes, que pertenecen a diferentes generaciones y provienen de diversas disciplinas y trayectorias. Hay una retroalimentación en lo que refiere a saberes técnicos, elaboración de discursos, producción de programas, lenguaje radiofónico, cultura popular. 

Radio Futura se conformó en escuela para comunicadores populares de la región.

Otra de las características identitarias del proyecto es su vínculo con la cultura musical local. Su profundo desarrollo y promoción de bandas locales, además de la profundización permanente del trabajo en conjunto con sellos  independientes. En la música que elige cada emisora habita una dimensión política. Dar lugar a artistas populares, impulsar iniciativas locales, no dejarse imponer los vaivenes de la industria discográfica han sido siempre puntos de partida para musicalizar. 

Tanto por ser lugar de expresión, de formación, de participación y de experimentación, es un espacio en el que se ejerce y garantiza el derecho a la comunicación.

Artículo anteriorExpediciones Samay, un viaje en el tiempo con rasgos de la cultura popular

No hay publicaciones para mostrar